FECHA HORAS
  • El mal como precio de la libertad, por Constanza Michelson
    12 de junio
  • Digestión jurídica del daño: Kleist y Balzac, por Joaquín Trujillo
    19 de junio
  • A plena noche: Creación y mal, por Raúl Zurita
    26 de junio
  • Pensar lo impensable. El Mal en filosofía, por Luis Felipe Alarcón
    3 de julio
Actividades

Ciclo de Charlas “El árbol torcido: perspectivas sobre el mal”

El problema del mal ha atravesado la historia del pensamiento occidental. Por lo mismo, las maneras de comprenderlo, de hacerle frente, aminorarlo o erradicarlo han sido variadas: de Platón a Hannah Arendt, pasando por las místicas medievales, Dante, Nietzsche, Kant, Plotino o Eurípides, las respuestas y maneras de abordarlo no dejan de multiplicarse. Ninguna de ellas, como sucede con los grandes temas de la humanidad, ha logrado exorcizar su espectro.

El siglo XX, y lo que ha transcurrido del XXI, han dado muestras suficientes de ello. Hacia 1945, recién terminada la II Guerra Mundial, Hannah Arendt auguraba: «el problema del mal será la cuestión fundamental de la vida intelectual europea de posguerra». Su diagnóstico, aunque contundente, tal vez quedó corto: no fue solo el pensamiento europeo el que se vio enfrentado a la cuestión. Las guerras de liberación nacional en África, las numerosas dictaduras en América del Sur o los conflictos étnicos en los Balcanes abrieron un ciclo de reflexión en torno al origen, significado y alcance del mal, así como las posibilidades de hablar de él, de guardar su memoria o representarlo sin repetirlo.

El ciclo «El árbol torcido: perspectivas sobre el mal», se propone volver a explorar este viejo problema a través de cuatro diferentes perspectivas: la psico-social, la jurídica, la estética y la filosófica. Con ello buscamos ampliar la mirada sobre un fenómeno que nos persigue desde siempre, ensanchando al mismo tiempo las posibilidades de cruces interdisciplinarios.

Cuatro sesiones en miércoles consecutivos, del 12 de junio al 3 de julio, entre las 18:30 y las 20:00 horas.

Actividad gratuita y abierta a todo público.

INSCRÍBETE AQUÍ

Transmisión: plataforma Zoom.

Contacto: centroparalashumanidades@mail.udp.cl

Programa:

Pese a que la figura mítica del mal es la serpiente, en el mundo animal existe la agresión pero no el mal. El ser humano pierde la inocencia animal al momento de la conciencia de su libertad para elegir. La prohibición crea el conocimiento del bien y el mal: ¿trasgredir o no? Ante el dolor de la conciencia –y el cansancio ante el difícil ejercicio de la libertad—cada tanto, el hombre inventa a su serpiente. El mal se expulsa; se proyecta; se expía en el ritual del todos contra uno en el linchamiento; se blanquea como en las “guerras cero muertos” o en las cosas “not”: las cosas sin el problema. Precisamente el asunto de la pulsión de muerte –lejos de ser un instinto autodestructivo— es la compulsión, es decir, lo que no se detiene porque no hay un sujeto a cargo. Hannah Arendt le llamó banalidad del mal; quizá la forma moderna de envidia a los animales y a los niños, a su exculpación.

Presenta Contanza Michelson. Psicóloga UDP, psicoanalista y escritora. Autora de Hasta que valga la pena vivir (Paidós, 2020), Hacer la noche (Paidós, 2022), Nostalgia del desastre (Seix Barral, 2024), entre otros. Editora en Revista Barbarie. Podcast: El oficio de vivir.

A partir de las novelas cortas “Michael Kohlhaas” de Heinrich von Kleist y “El coronel Chabert” de Honoré de Balzac, la conferencia reflexiona sobre las distintas alternativas que ofrece el derecho ante daños de connotación existencial.
“Michael Kohlhaas” es un relato basado en un caso real de un criador de caballos que en la Sajonia del siglo XVI llevó a cabo una guerra contra los nobles cuando uno de ellos dañó alevosamente dos de sus ejemplares y los tribunales no hicieron nada para indemnizarlo. “El coronel Chabert”, por su parte, es la historia de un alto militar de Napoléon que se creyó caído en batalla, pero que regresa a recuperar sus bienes y su cónyuge durante la época de la Restauración, sin nunca llegar a solicitar su restitución ante tribunales a causa de la manipulación de que es objeto por parte de su viuda, ahora nuevamente casada. En el caso de la primera, el derecho triunfa a duras penas, si cabe pensarlo así. En el de la segunda, la sociedad se organiza para regurgitarlo. Ambas novelas tienen en común la desconfianza que manifiestan en relación a los logros del Derecho, en ambas el protagonista lucha por el “reconocimiento” del orden jurídico, por el reconocimiento de que sus derechos más básicos han sido conculcados. Sin embargo, mientras en la de Kleist el personaje principal recurre a la violencia, en la de Balzac, el protagonista prefiere no llamar la atención. Y si en la primera la paradoja es que “el santo” se convierte en un “criminal” y con ello logra que el derecho conozca su causa: en la segunda, el héroe militar prefiere quedar en calidad de loco antes de incluso recuperar su derecho básico que es la existencia civil.

Presenta Joaquín Trujillo. Investigador del Centro de Estudios Públicos, profesor de la Universidad de Chile y Santiago de Chile. Es autor en los géneros de ficción y no ficción, además de columnista de La Tercera. Premio Municipal de Santiago en los años 2020-2021.

El pintor norteamericano Robert Rauschemberg afirmó alguna vez que sin una reserva de criminalidad no hay arte. Llevando esta afirmación a una de sus condiciones extremas, lo que ella dice es que si un ser humano no es capaz de matar a otro ser humano, y no me refiero al impulso de matar o al sueño o al deseo de matar, sino de matarlo concreta, física, materialmente, nunca podrá ser un artista. Pero, y es la otra condición límite, si llegara a hacerlo no sería sino un vulgar y nauseabundo asesino. En esa estrechísima zona habita la creación artística.

Presenta Raúl Zurita. Poeta. Entre sus libros se cuentan Purgatorio (1979), Anteparaíso (1982), Canto a su amor desaparecido (1985), INRI (2003), Las ciudades de agua (2007), Zurita (2011) y La vida Nueva, Versión Final. (2018)). Ha escrito poemas en el cielo (Nueva York, 1982) y en el desierto (Atacama, 1983). Entre otros ha recibido el Premio Nacional de Literatura (Chile, 2000), el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (Chile, 2016), y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (España, 2020) y el 2022 el Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca Ciudad de Granada. Ha sido traducido a numerosas lenguas.

Es posible que el Mal sea una de las más antiguas obsesiones de la humanidad. No conocemos sociedad que no se haya ocupado de una u otra forma de él y no hay quien no se haya preguntado al menos una vez en su vida de dónde viene esa posibilida, esa pulsión a veces incluso, de causar daño.

La filosofía, que nunca es ajena a los problemas que se plantea el ser humano, hizo también del Mal uno de sus objetos privilegiados. Pero al hacerlo, se ha encontrado una y otra vez con un obstáctulo: si, como frecuentemente se le ha considerado, el Mal es lo contrario a la razón, si su fantasma habita allí donde la razón falla, enloquece o desfallece, ¿cómo pensar aquello que por definición se le escapa? Pensar el Mal sería, así, un ejercicio tan necesario como paradójico.

Presenta Luis Felipe Alarcón. Doctor en filosofía y traductor. Es coordinador del Centro para las Humanidades y profesor adjunto del Instituto de Filosofía de la Universidad Diego Portales.